En este artículo, hablaré sobre la relación entre la testosterona y el estrés. Cubriremos cuestiones como:

  • ¿El estrés reduce los niveles de testosterona?
  • ¿Qué es el estrés?
  • ¿Es el estrés catabólico – las hormonas del estrés están matando mis ganancias?
  • ¿Cómo se comparan el estrés y la testosterona?

¿Qué es el estrés?

Todo el mundo ha experimentado algún tipo de estrés en su vida, especialmente ahora, durante este momento estresante. La palabra «estrés» es a menudo entendida por muchos sin entender qué es y cuál es la respuesta biológica innata a ella. Existen diferentes puntos de vista y diferencias lingüísticas en el uso de los términos estrés , lo que a menudo genera confusión en las comunidades científica y general.

Una buena definición biomédica sería la definición de Tsigos et al., 2016, que describe estados en los que el estrés es un estado de homeostasis amenazante causado por fuerzas adversas internas externas (estresores). A esto se opone un complejo repertorio de respuestas fisiológicas y conductuales que tienen como objetivo mantener un equilibrio corporal óptimo (Tsigos et al. , 2016).

Para reiterar esta oración en un lenguaje sencillo, el estrés es una condición que amenaza el equilibrio fisiológico natural de nuestro cuerpo (desviándose de su estado normal de salud). Es causado por el estrés, es decir, trabajo, eventos traumáticos, ejercicio y eventos sociales. El estrés se contrarresta mediante cambios biológicos (es decir, cambios hormonales) y cambios de comportamiento (es decir, ansiedad, agresión, tristeza, ira u otras emociones) para eventualmente volver a una línea de base saludable y óptima. Aunque, como sabemos, puede llevar bastante tiempo volver a la normalidad.

La respuesta al estrés depende de un sistema de estrés neuroendocrino altamente interconectado, que se compone de infraestructura celular y molecular. Los componentes clave del sistema incluyen el eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA) y el sistema nervioso autónomo (SNA), que interactúan con el sistema nervioso central (SNC) y los tejidos / órganos periféricos para producir una respuesta adaptativa exitosa contra el factor estresante. La desregulación de este sistema (tanto la hiperactivación como la hipoactivación) puede provocar una alteración notable de la homeostasis del cuerpo, lo que dará lugar a complicaciones clínicas.

Excluyendo de una definición puramente biológica, debo enfatizar (sin juego de palabras) que puede haber diferentes niveles de estrés, incluido el «estrés bueno», como aceptar un desafío, asumir riesgos y sentirse recompensado con un resultado positivo. Se trata de un “estrés tolerable”, situaciones en las que suceden cosas malas pero que puede afrontar con el apoyo de la familia, los amigos y otras personas, y el “estrés tóxico” cuando no existe ese apoyo. El estrés tóxico puede convertirse rápidamente en estrés crónico a largo plazo que afecta negativamente su comportamiento y fisiología (McEwen, 2017).

Proceso de estrés

El sistema de estrés es muy complejo, así que me centraré en el principal punto neuroendocrino de este blog, que se describe mejor con un ejemplo.

Estás conduciendo por una autopista con límite de velocidad, el coche que va delante se detiene de repente hasta que se detiene por completo. Aplaude durante los descansos y se detiene por completo antes de golpear la parte trasera del automóvil que está frente a usted. Su frecuencia cardíaca y presión arterial se dispararon, se siente tembloroso, tal vez con incredulidad, con pensamientos latiendo en su cabeza. El cortisol es una de las muchas hormonas del estrés responsables de estos cambios fisiológicos.

¿Qué sucedió aquí para desencadenar estas respuestas fisiológicas? La amígdala en su cerebro, responsable de procesar el miedo, la excitación y los estímulos emocionales para determinar la mejor respuesta, envía una señal de estrés a su hipotálamo.

Su hipotálamo (especialmente el núcleo paraventricular en el hipotálamo) responderá con el factor de liberación de corticotropina secretor (CRF), que indica a la glándula pituitaria que secrete hormona adrenocorticotrópica (ACTH). La ACTH se unirá a los receptores de la corteza suprarrenal del riñón y conducirá a una mayor producción de cortisol. También se liberan catecolaminas, incluida la adrenalina (adrenalina), la noradrenalina y la aldosterona, que se logra mediante la estimulación de la médula suprarrenal en los riñones por los nervios hipoglosos del sistema nervioso simpático (SNS) (Thau y Sharma, 2019). El glucagón también es liberado por las células alfa en el páncreas y actúa para aumentar la glucosa en sangre y los ácidos grasos libres para obtener energía química más fácilmente disponible. La liberación de cortisol se muestra en la siguiente imagen, obtenida de la Universidad de Hampshire (haga clic para ampliar la imagen ):

Aumenta el nivel de cortisol y catecolaminas en sangre. La adrenalina causa taquicardia (palpitaciones del corazón), hipertensión, sudoración (sudoración), aumento de la respiración (respiración) y aumento de los niveles de glucosa en sangre. El cortisol ayuda al cuerpo a mantenerse en alerta máxima; una vez que la amenaza ha pasado, el sistema nervioso parasimpático disminuirá la respuesta del SNS para volver al equilibrio hormonal óptimo.

¿Qué hace el cortisol de todos modos? Creo que esto se describe mejor en un diagrama realizado por (Oprea et al. , 2019) (haga clic para ver el tamaño completo ):

Si lees el blog anterior, descubrirás que el cortisol regula el metabolismo de la glucosa, lípidos y proteínas, y también controla la respuesta inmune. También altera el equilibrio de electrolitos (aumenta la retención de sodio y libera más potasio, lo que conduce a la retención de agua), reduce la formación de huesos, ayuda (junto con la adrenalina) a crear recuerdos a corto plazo basados ​​en eventos emocionales y altera el apetito y el estado de ánimo.

La siguiente tabla proporciona una lista de cambios físicos y de comportamiento durante el estrés (adaptado de Tsigos et al., 2016) (haga clic para ver el tamaño completo ).

Todo esto ayuda a protegerte del estrés; es la reacción del sistema de combate o de vuelo. Normalmente, esta respuesta será de corta duración. Pero como sabemos, nuestros factores estresantes pueden continuar.

En nuestro ejemplo, nadie resultó herido, pero ambos coches sufrieron daños. Su aseguradora lo culpa y necesita pagar de más para reparar su automóvil, pero no tiene el dinero para hacerlo. Necesitas que tu coche funcione. Creo que sabes lo que sucede con el resto de la historia, la conclusión es que tu estresante agudo se ha transformado en un estresante crónico con el tiempo. Estás constantemente preocupado. A veces, el factor estresante pasa, pero la respuesta permanece. Esto puede ocurrir con cambios en el circuito nervioso y, a menudo, requiere una intervención farmacológica y / o terapéutica.

En tal situación, tenemos estrés crónico. Aumento de los niveles de cortisol, se desarrolla resistencia a la insulina, puede estar luchando por la diabetes, aumento de peso, nos enfermamos con más frecuencia, su dieta cambia y pueden surgir problemas de salud mental (Yan et al. , 2016; Li y col., 2013; Marcovecchio y Chiarelli, 2012). El estrés crónico también puede conducir a la inhibición del crecimiento óseo y del músculo esquelético. Las cosas pueden ser aún más siniestras, ya que la supresión del sistema inmunológico conduce a una disminución de la actividad de los linfocitos T citotóxicos y las células asesinas naturales, lo que conduce al crecimiento de células malignas, inestabilidad genética y crecimiento tumoral (Reiche et al. , 2004).

Pero no se preocupe por el estrés. Necesitamos aprender a lidiar con el estrés, ya sea a través de redes de apoyo de otros o mediante la meditación, pasatiempos o algún tipo de actividad. El estrés es una respuesta fisiológica vital que nos ayuda a sobrevivir y, a veces, a superar las dificultades y llevarlas hasta el final. El ejercicio es una forma de estrés, pero genera importantes beneficios, incluida una mayor protección contra el estrés.

Hormonas anabólicas y catabólicas y estrés

He agregado esta sección a este blog porque creo que sería muy útil comprender también los efectos más amplios que tiene cada hormona involucrada en VLP bajo estrés sobre el anabolismo y el catabolismo. Me centraré principalmente en la composición corporal y el metabolismo.

Anabolismo se refiere a la síntesis de moléculas orgánicas complejas en organismos vivos a partir de moléculas más simples, es decir, a la formación de glucógeno a partir de glucosa en el hígado o los músculos; producto de síntesis de glucógeno (glucogénesis). O la creación de filamentos de proteínas de actina y miosina en los músculos a partir de aminoácidos, que son un subproducto de la síntesis de proteínas.

Catabolismo se refiere a la descomposición de moléculas orgánicas complejas en organismos vivos de complejas a más simples, es decir, la conversión de glucógeno en glucosa en el hígado, un proceso llamado glucólisis.

HORMONAS DEL ESTRÉS

Normalmente, las hormonas del estrés inducen un estado catabólico en el que se reduce la síntesis. Esto proporciona un sustrato químico más disponible (glucosa y ácidos grasos) para que la energía combata o escape el factor estresante. El catabolismo de proteínas puede ocurrir para satisfacer los requisitos de glucosa en sangre a través de la gluconeogénesis.

Glucocorticoides

Los glucocorticoides como el cortisol son principalmente de naturaleza catabólica. En muchos tejidos, incluidos el músculo, la piel, el tejido linfoide, conectivo y adiposo (adiposo), provocan una disminución de la síntesis y un aumento de la degradación de proteínas y ARN. También inhiben la absorción de glucosa y aminoácidos y mejoran la lipólisis. Es en gran parte catabólico y necesario durante momentos de estrés, incluido el estrés intenso causado por el ejercicio. Por el contrario, en el hígado vemos algunos efectos anabólicos, incluido un aumento de los niveles de proteínas y glucógeno (Baxter y Forsham, 1972).

Hormona del crecimiento

La hormona del crecimiento puede considerarse como la principal hormona anabólica durante el estrés y el ayuno, a través de la estimulación con IGF-1. En los niños y en los que están en la pubertad, la GH es especialmente importante para el crecimiento de la masa corporal magra. En los adultos, ayuda a aumentar la retención de agua, pero no obstante es anabólico en el tejido conectivo, algunos otros tejidos y huesos, estimulando la síntesis. Esto puede estimular el crecimiento metastásico; de ahí un mayor riesgo de desarrollo de tumores. En el tejido adiposo, es catabólico, estimula la lipólisis (degradación de las grasas) y también estimula la glucólisis, lo que provoca un aumento de los niveles de glucosa en sangre. De ahí por qué la exposición crónica a altos niveles de GH puede conducir al desarrollo de diabetes tipo 2. La resistencia a la insulina es una fuerte defensa contra la hipoglucemia, pero en las enfermedades crónicas se vuelve más dañina debido a la fácil disponibilidad de alimentos en nuestra sociedad moderna (Moøller y Joørgensen, 2009).

Adrenalina

La epinefrina es catabólica en el tejido adiposo y estimula la glucólisis. Sin embargo, tiene un efecto anti-catabólico sobre el metabolismo proteico (previene el catabolismo proteico pero no estimula la síntesis proteica). Esto puede deberse en gran parte a un aumento en la resistencia a la insulina que conserva la proteína muscular, pero puede ser problemático durante un período de tiempo más largo ya que puede conducir a diabetes tipo 2 (Umpleby y Russell-Jones, 1996). p>

Glucagón

El glucagón es catabólico en el sentido de que estimula la lipólisis y la glucólisis. Funciona en un modo de retroalimentación negativa con la insulina: cuando el nivel de glucosa en la sangre disminuye, las células alfa del páncreas liberan glucagón, lo que aumenta el nivel de glucosa y ácidos grasos en la sangre. Se eleva en momentos de estrés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *